Real Academia Española (RAE) critica el desdoblamiento léxico

Reporta Globovisión que el pleno de la RAE acaba de aprobar un informe del académico Ignacio Bosque en el que se critican las directrices contenidas en nueve guías sobre lenguaje no sexista elaboradas por regiones, sindicatos y universidades de España porque, si se aplicara estrictamente cuanto dicen, “no se podría hablar”.

En este documento de 18 páginas se cita un par de largos párrafos de la Carga Magna venezolana, aprobada en 1999, que con su redacción buscaba ser un ejemplo de la no discriminación, incluida la sexista, con lo que se recargaron algunos de sus artículos.

En el informe sobre lenguaje y género de la RAE, el autor se pregunta irónicamente si decir “los perros, los gatos o los lobos” supone discriminar a las hembras de estos animales, notando que las normas gramaticales “no tienen extremos”.

En algunas de las guías españolas que analiza se indica que los críticos del desdoblamiento léxico “construyen deliberadamente ejemplos recargados con el solo propósito de ridiculizar, a menudo en periódicos o en blogs, a quienes proponen dicho recurso visibilizador”, y añade: “Pero los fragmentos de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela… no constituyen ejemplos inventados por periodistas o escritores”.

Quien suscribe no puede sino estar de acuerdo con esta opinión. Usar el recurso del desdoblamiento léxico para diferenciar los géneros (ej. venezolanos y venezolanas) en teoría no debería tener mayores inconvenientes, pero en la práctica es una sobrecarga a textos de cualquier clase, y sería un requisito del lenguaje completamente innecesario para comprehender lo que se desea exponer. En tal caso, la lengua española incluye ambos géneros que pueden emplearse selectivamente o conjuntamente cuando sea necesario.

El artículo citado por la RAE:

Constitución Nacional. Artículo 41. Sólo los venezolanos y venezolanas por nacimiento y sin otra nacionalidad, podrán ejercer los cargos de Presidente o Presidenta de la República, Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva, Presidente o Presidenta y Vicepresidentes o Vicepresidentas de la Asamblea Nacional, magistrados o magistradas del Tribunal Supremo de Justicia, Presidente o Presidenta del Consejo Nacional Electoral, Procurador o Procuradora General de la República, Contralor o Contralora General de la República, Fiscal General de la República, Defensor o Defensora del Pueblo, Ministros o Ministras de los despachos relacionados con la seguridad de la Nación, finanzas, energía y minas, educación; Gobernadores o Gobernadoras y Alcaldes o Alcaldesas de los Estados y Municipios fronterizos y aquellos contemplados en la ley orgánica de la Fuerza Armada Nacional.

Para ejercer los cargos de diputados o diputadas a la Asamblea Nacional, Ministros o Ministras, Gobernadores o Gobernadoras y Alcaldes o Alcaldesas de Estados y Municipios no fronterizos, los venezolanos y venezolanas por naturalización deben tener domicilio con residencia ininterrumpida en Venezuela no menor de quince años y cumplir los requisitos de aptitud previstos en la ley.

De lo anterior pueden observar a que me refiero. Sin la separación de géneros este artículo específico tendría una longitud mucho menor y sería más rápido, e incluso más fácil de comprehender sin sacrificar su contenido. En nuestra Carta Magna se repite 18 veces la frase “venezolanos y venezolanas”, también otras 18 veces “ciudadanos y ciudadanas”, y en cada referencia a un sujeto o grupo de sujetos en un artículo, se usa el mismo recurso léxico.

Ahora las leyes, además de tener largos nombres también se le debe sumar la separación del género cuando aplica, por ejemplo: “Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Reforma Parcial de la Ley Alimentación para los Trabajadores y las Trabajadoras”.

La misión del lenguaje en cualquiera de sus vertientes es comunicar y expresar. El desdoblamiento léxico es un recurso que en muchos casos no contribuye sino que complica el lenguaje. Repetir al sujeto de una oración en ambos géneros, es la manera más sencilla de perder la atención de una audiencia, lo que en algunos casos se vuelve incluso tedioso cuando se deben mencionar grupos de personas. Se podrían hacer muchas otras cosas en la práctica para promover la igualdad de género aparte de sobrecargar innecesariamente el idioma.

¿Usted que opina?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *